Pescado: bueno para el cerebro y el corazón

Tal y como publica el diario El Mundo en su sección de Salud de hoy, no comer pescado reduce el volumen del cerebro.

Parece ser que un estudio publicado por Zaldy Tan, de la Universidad de California en Los Ángeles, ha puesto de manifiesto que las personas que menos pescado consumen en su dieta tiene un menor volumen cerebral, que es el equivalente a dos años de envejecimiento estructural del cerebro, tal y como se detalla en el último ‘Neurology’ del mes de febrero. Además, los que menos omega-3 ingerían eran los que puntuaban más bajo en la función ejecutiva, como resolver problemas o pensar en abstracto y poseían menor memoria visual. Los investigadores han llevado a cabo un estudio muy riguroso, utilizando resonancias magnéticas.

Muchísimas investigaciones ya existentes han avalado la relación de seguir una dieta rica en pescado y una menor mortalidad cardiovascular o por accidentes cerebrovasculares. La novedad es que este estudio es el primero que analiza los glóbulos rojos de ácidos grasos omega-3 (presentes en el salmón, las sardinas, los arenques, el verdel…) y los volúmenes del cerebro y el rendimiento cognitivo. Lo importante es que la base de este trabajo y de otros indican que la ingesta regular de pescado rico en ácidos grasos omega-3 puede ser beneficiosa no sólo para el corazón, sino también para el cerebro.

Conclusiones: ¡Hay que comer más pescado!. Me voy aponer a ello. En casa que tenemos un menú semanal, tomamos pescado una vez a la semana y desde ya lo voy a ampliar a dos veces por semana. De momento podéis tomar nota de un rico Tartar de atún, aunque muy pronto incluiremos más recetas de pescado.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *