Caña y Tapa: ¡Rico y además sano!

¡Sí, sí! Nuestro aperitivo por excelencia, la clásica caña y tapa, que tomamos en miles de bares, nos aportan nutrientes básicos tales como proteinas, minerales y vitaminas. Así aparece en la nueva guía editada por la Fundación Española de Nutrición que analiza, desde el punto de vista nutricional y científico, este aperitivo tan arraigado en nuestra sociedad. Tal y como se recoge  en su web, a continuación os cito el resumen de introducción de la guía El valor nutricional del aperitivo: las tapas y la cerveza”:

“La dilatada historia de la cerveza en España comienza hace más de tres milenios constituyendo, desde entonces,un ingrediente indispensable de nuestra cultura mediterránea.Las acciones de comer o beber no son sólo necesarias para saciar la sed o el hambre sino que, además, constituyen auténticos momentos de placer. Por otro lado, para que nuestra dieta sea saludable, debe incluir gran variedad de alimentos y bebidas, ya que, una dieta variada, equilibrada y moderada será la que se ajuste a las recomendaciones nutricionales, además de tener en cuenta la distribución de las comidas a lo largo del día, para así hacer un reparto correcto de la energía total diaria recomendada para cada persona. En el arte del tapeo, la cerveza ocupa un lugar de excepción, dando juego a armonías impensables, por lo que ambos términos se consideran un “binomio de éxito””.

Pues bien la cerveza, tal y como indicó Gregorio Varela Moreiras, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo y Presidente de la FEN, durante la presentación de la guía, “es una opción con bajo aporte calórico, ya que una caña de 200 ml. tiene tan sólo 66 Kcal y en el caso de la cerveza sin alcohol esta cantidad se reduce a una media de 16 kcal/200 ml”.

Os recomiendo que leáis esta estupenda guía pues además de aportar datos estadísticos muy interesantes, entre otros los relativos al consumo responsable que se hace de cerveza en nuestro país, dado que se trata de una bebida que acompaña en la mayoría de los casos algo de comida, nos muestra un mapa de tapas repartidas por la geografía española. También es muy curiosa la historia de las tapas que la guía describe en su introducción. Cada una de las tapas que aparecen en el libro dispone de su receta y de un detallado análisis nutricional. Para que os hagáis una idea os adelanto el comentario de la tostada de sobreasada y queso de mahón:

” Esta tapa incluye en su composición una importante cantidad de grasa y aporta a la dieta proteínas y distintos micronutrientes, entre los que podemos destacar minerales como el fósforo -que participa en la adecuada mineralización ósea-, selenio -con actividad antioxidante en el organismo- y vitaminas como B12 (cuyo aporte a las ingestas recomendadas aumenta casi el doble cuando se consume la tapa con cerveza tradicional) y niacina. Y en lo gastronómico, armoniza con… cerveza de Abadía. Una cerveza de Abadía, donde predominan los matices florales y frutales de la manzana, logra una armonía genial con las notas ligeramente picantes de la sobrasada y del queso de Mahón en su variedad más curada. Además, la cerveza casa especialmente bien con los quesos de vaca como éste.”

Así que el deporte nacional de “caña y tapa” nos aporta mucho, pero que mucho al bienestar.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *