Pollo en escabeche

Cantidad para 8 adultos. Preparación Cocción

Ingredientes

  • 1 kg de pechugas enteras (4 pechugas aproximadamente)
  • 750 gr. de zanahorias
  • 500 gr. de cebollas
  • 300 ml. de vino blanco para cocinar (o el que haya a mano)
  • 100 ml de vinagre de Jerez
  • 200 ml de vinagre de manzana (más suave que el anterior)
  • 200 ml. de vino oloroso (tipo fino por ejemplo)
  • 1 hoja de laurel
  • 100 ml de aceite
  • sal
  • pimienta negra entera
  • pimienta blanca

El escabeche es un gran invento. Tiene sus orígenes en la antigüedad (el guiso con vinagre es ya mencionado en “Las mil y una noches”) y además es genuinamente español.  A mí personalmente me encanta. A continuación os detallo como hacer un plato muy apetecible y que además gusta a todos: niños y mayores; lo tengo comprobado. Aquí va la receta que como veréis no tiene ningún misterio. ¡Pero sí, algunos trucos que luego os comento!

  • Utilizar una cacerola amplia, pero que no tenga mucho fondo y  de buena calidad (también sirve una sartén grandecita y profunda a la que podáis ponerle una tapa)
  • Salpimentar las pechugas y dorarlas en el aceite a fuego fuerte, durante 3 ó 4 minutos. Reservarlas en un plato para incorporarlas después al guiso.
  • En esa misma cacerola, con el mismo aceite rehogar  las zanahorias y las cebollas que se habrán cortado en trozos no demasiado grandes, hasta que la cebolla esté blanda (hacerlo a fuego medio con la cacerola tapada, tardará 5 ó 10  minutos).
  • Ahora es el momento de incorporar los vinagres, la pimienta negra entera, el laurel y los vinos. Dejarlo cocer tapado a fuego medio durante 15 minutos.
  • Incorporar las pechugas enteras que habíamos reservado para que todos los ingredientes hiervan conjuntamente durante 15 minutos más a fuego moderado.
  • Una vez pasado este tiempo es el momento de destapar la cacerola y dejar reducir la salsa si es que estuviera demasiado líquida. Rectificar el punto de al y pimienta si fuera necesario.
  • Y esto es todo.
  • Emplatado: Este guiso está mejor de un día para otro, con lo cual recomiendo que una vez frío se guarde en la nevera en un recipiente cerrado y se consuma al día siguiente. En el momento de servir, partir las pechugas y acompañar de arroz por ejemplo.

Algunos conesejos:

  • Truco importante. Ya os lo he dicho: El plato mejora de un día para otro pues está más sabroso al macerar.  Lo cual es una gran ventaja pues se puede preparar con antelación y después tan solo calentar.
  • Otra cosa importante: Admite congelación y el resultado es estupendo.
  • Se puede utilizar en vez de pechugas de pollo, pechuga de pavo, pollo troceado, también conejo…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *